Audiciones

Actualizado: 5 ago

En esta serie de textos les quiero contar como manejar, estudiar, ejecutar y ganar (cuando se puede) una audición.


Empecemos por lo básico

¿Qué es una audición? En la RAE tiene cuatro definiciones:

  1. La acción de oír.

  2. Capacidad de oír. - Estas dos definiciones están relacionadas con percibir con el oído: escucho los pájaros a lo lejos, ha perdido la audición en el oído derecho.

  3. Concierto, recital o lectura en público.

  4. Prueba que se hace a un músico para valorar sus cualidades. - Estas dos son las que nos interesan en este texto.

Cuando vas a una audición el jurado valora tus cualidades como músico y deciden si eres la mejor opción para formar parte de su orquesta o no. Y a partir de ese momento todo se mueve en un mundo bastante dual donde o ganas, o pierdes. Donde el número dos tiene el mismo valor que el número treinta. Es sobre el ganador y todos los perdedores.

Las audiciones profesionales son manejadas como un deporte pero sin la medalla de plata o bronce.

Esto no es lo peor. Piensas estar en total control de la audición y que mentira mas grande es esa. Así te hayas preparado como nunca, te sepas todos los solos de norte, sur, este y oeste, cada aspecto y microsegundo controlado, aún así hay muchas cosas que no puedes controlar. Cosas como el clima, el sueño de la noche anterior, las particularidades de tu instrumento con el ambiente del momento, en nuestro caso las cañas. Aún así sabes que eso está pasando y puedes moverle aquí y allá para tener un control o un sentimiento de control al menos. Además por más preparado que estés, tienes que apostarle al jurado, apostarle a su buena mañana, su buen desayuno, que no tuvieron problemas para llegar a la sala de audiciones o no están peleados entre ellos y después apostarle a su objetividad, algo que como humanos lo tenemos por naturaleza, difícil. Y después de todo lo anterior, tienes que apostarle que no te tocó ser ni de los primeros números en pasar cuando aún están un poco fríos y tampoco de los últimos números cuando ya están todos agotados de escuchar los mismos solos durante horas.


Esta serie de escritos estarán enfocados en cómo lograr el máximo control posible para que todas las demás eventualidades solo sean baches en el camino que tus neumáticos pueden aguantar.

Mi sistema para trabajar una audición va desde investigar la orquesta, el director y la sección de tu instrumento, su color, sonido, estilo hasta la preparación física para el rendimiento más óptimo. Sistemas de críticas, autocríticas, hábitos, ejercicio físico, bitácoras, calendarios. Es un tipo de trabajo para ser productivo sin necesidad de quemar tu energía. No tiene caso quebrarse por algo que probablemente vas a perder, no porque seas malo, pero porque tal vez aunque tengas toda la audición sólida y diste lo mejor de ti, pasa lo que todos tememos: Llegó alguien mucho más preparado que tu o peor aún, preparado y talentoso. Normalmente son más las derrotas que las victorias.


Hábitos.

Las audiciones viven y se alimentan de los hábitos. El puro talento no sirve. Pero así como los hábitos pueden ser buenos, es mucho más fácil tener malos hábitos y más aún quitartelos. Hablaré de cosas como el ejercicio y alimentación, pasando por tus rutinas de estudio. Como detectar y detener un mal hábito y como aferrarte a los buenos hábitos.


Crítica y autocrítica.

Una de las cosas más difíciles que cualquier humano puede enfrentar es la crítica de un tercero. Más difícil, la autocrítica. En cuanto estás consciente del tema, te das cuenta que es increíblemente difícil aprender a autocriticarnos porque ser objetivo es algo que lucha constantemente con nuestro cerebro egocéntrico. Siempre somos los mejores y nos duele cuando llega alguien mejor y la realidad es que siempre llega alguien mejor. También es importante entender y saber cuándo rechazar malas críticas, las que no aportan nada positivo a tu crecimiento.


Sobre perder.

Tenemos que tener muy claro que perder es perfectamente normal y está bien. Nadie pasa por la vida sin coleccionar algunas cicatrices por el camino. Perder no es el mejor sentimiento del universo, creo que todos estamos de acuerdo con eso. Perder por mas cliché que suene, te proporciona una serie de herramientas brutales para el futuro que solo se aprenden perdiendo. Entre más rápido entiendas que perder está bien y es parte de tu crecimiento, más feliz serás.


¿Qué hacer después de perder?

Es muy importante saber que hacer después de perder y por qué retomar el estudio antes de enfriarse. Hacer un AAR es super importante para entender qué fue lo que falló, como lo vas arreglar para que no vuelva a suceder.


Durante las siguiente semanas estaré subiendo esta serie de textos en la pestaña de audiciones y si tienes alguna duda me puedes contactar aquí y no olvides suscribirte a mi lista de correos para recibir actualizaciones. Si estás preparando una audición y quieres ayuda, guía o un plan de trabajo puedes solicitar una clase aquí. Todo lo que suba es una mezcla de mis experiencias, lo que me han enseñado algunos maestros y lo que he aprendido en el mundo de las audiciones, compitiendo por la silla o escuchando detrás de la cortina a quien participa.


Tal vez las audiciones no son lo tuyo y no quieres trabajar en una orquesta y eso está perfectamente bien. Tal vez eres parte de mis lectores no músicos y eso está genial.

Estos textos también te pueden ayudar a poner un poco de orden en tu día a día, en tus estudios, en tu proceso creativo de lo que sea que te dediques.


Espero les guste.

116 visualizaciones0 comentarios