El arte invisible. Editar en la mentalidad de un ejecutante.

Actualizado: 12 jul


Si hoy les pregunto: ¿quién es Michael Kahn?, es muy probable que la mayoría no sepan de él, hasta hace un par de semanas yo no conocía el nombre, pero si su trabajo. Michael Kahn es para mí uno de los más grandes representantes del arte invisible. El arte invisible es, esa parte en producto final que no te diste cuenta que estuvo ahí. De hecho, si eres un experto en el arte invisible ni siquiera se deberían enterar de ti.

Ahora, si les pregunto ¿Quién es Steven Spielberg? la gran mayoría sabrá quién es. Bueno, el señor Kahn es el editor de Spielberg. Él tiene uno de los trabajos más importantes para que esa película que conoces te guste y gane todos los premios. Cuando son los Premios de la Academia, todo el mundo espera el plato fuerte, el premio a la “mejor película”, y todos van al baño cuando están los premios “pequeños” como los de edición. De hecho, el premio a la mejor edición y mejor película están estrechamente relacionados. Cuando se gana una estatuilla por la mejor película, es muy probable que esa misma película estuvo nominada o incluso haya ganado el premio en edición. Algunos ejemplos donde han ganado las dos categorías: Schindler’s List, Saving private Ryan y Raiders of the lost Ark. Pero, Kahn también es el editor con la mayor cantidad de nominaciones: Close Encounters of the third kind, Empire of the sun, War of the worlds, Terminal, The adventures of Tin Tin, War Horse, Lincoln; ojo, estas nominaciones son solamente de su trabajo con Spielberg.




El trabajo Kahn no sólo consiste en cortar o condensar la cinta, también consiste en asegurarse que todo esté bien, y para hacerlo bien, un editor debe tener una idea muy clara del objetivo real de la obra que está trabajando. Un editor no siempre hace lo que el autor le dice que haga; en lugar de ello, hace lo que él cree que quiere el autor. Interpreta para mejorar la obra. Comprender la intención global de la obra, le permite hacer las correcciones necesarias que incluso el mismo autor tal vez no es capaz de verbalizar.

En la vida, en la vida profesional, pero también en el estudio de una obra, si algo es incorrecto o poco claro, podemos editarlo. Como músicos lo vemos a cada rato. Cuando abordamos una obra nueva a veces es necesario editarla, por así decirlo. El director de orquesta muchas veces cambia dinámicas o arcadas para editar la obra . Vamos, nosotros somos los editores del producto final, siendo este lo que escucha el público. Atención, no estoy hablando de los editores de partituras, está relacionado pero esa es otra historia.

Para ustedes oboístas, tomemos como ejemplo el Concierto de Mozart (otros instrumentistas escojan una obra con las mismas características). Este concierto no tiene un manuscrito para oboe, se supone que se perdió en algún momento de la historia y lleva años en la discusión si es para oboe o es para flauta, honestamente a mi no me importa si fue el huevo o la gallina, lo que nos debería importar es la idea global de la obra. Lo que actualmente hacemos al tocarla es una interpretación de una reconstrucción que al mismo tiempo fue interpretada de un manuscrito para otro instrumento. Un “cover”. Algo que era muy común en esa época, vean todos los conciertos reconstruidos de Bach.

El músico interprete (pensando como un editor) debe agarrar lo que tiene disponible e interpretar lo que el compositor quería. En la música contemporánea al menos aún le podemos preguntar al autor, en el caso de Mozart, podemos investigar sobre su vida para conocer el contexto en el que fue escrita. Ahí una belleza de la música clásica, nunca es la misma y evoluciona con nosotros.

Frank de Bruine, hace eso con la versión del concierto de Mozart para la editorial Bärenreiter. El te propone una partitura reconstruida a partir del concierto de flauta, editando según los tratados de la época y haciendo una investigación sobre el tipo de escritura del compositor y también sobre los oboístas de la época. Yo creo que es una gran edición, pero no creo que debemos tocarla exactamente como está escrita. Recuerda cada obra es una obra diferente cada vez que es tocada por un músico diferente, por eso es importante no olvidar ir a los conciertos en vivo. Sí, los discos son maravillosos, pero un concierto en vivo no tiene comparación. En la música contemporánea tenemos el ejemplo de la Sequenza VII para oboe de Luciano Berio (ahora más clásica que contemporánea). Escrita de una manera muy diferente por el autor, cuando Holliger la empezó a leer, cambió totalmente la escritura hasta convertirse en lo que es hoy, una enciclopedia de las capacidades del instrumento. Holliger en esa obra, fue un gran editor, pero todos recuerdan la partitura como si fuera 100% de Berio. Se hubiera ganado el oscar a mejor composición para oboe. (Fragmento de la Sequenza VII para oboe de L. Berio, editada por Heinz Holliger)


Por otro lado, aunque suene contradictorio, es muy importante lo siguiente:

EDITA MENOS. Un buen editor no necesariamente siente la necesidad de editarlo todo, sobre todo si la obra está bien hecha. A veces dejar las cosas como están es la mejor forma de utilizar su juicio editorial. Menos intrusivo, más mesurado. Si has platicado conmigo sobre el método que uso para interpretar música, te acordaras de mi “Teoría de la pizza”. Si quieres saber más sobre este tema, escríbelo abajo para hacer una entrada sobre eso.


Te invito a que en la siguiente oportunidad que tengas de empezar a trabajar una obra, la veas con ojos de editor y si no vas a empezar una obra próximamente, visita una que ya hayas montado y prepárala pensando en que haría Michael Kahn para ganar el oscar. ¿Qué se puede mejorar? ¿Qué se puede cambiar?. También recuerda que a veces no tienes que cambiar mucho, menos es mas. Si tienes la fortuna de conocer al compositor y mejor aún, sigue vivo, habla con él. Entiende la obra y si es necesario haz una edición nivel Kahn.


- Si tienes algún comentario, quieres compartir tu experiencia o no estás de acuerdo con lo que escribí, déjame un comentario abajo.

- Si aún tienes dudas sobre como abordar una obra y quieres utilizar mi método, no dudes en ponerte en contacto conmigo.


No olvides suscribirte a mi lista de correos aquí para recibir actualizaciones de la página y para que no te pierdas estos textos.


Si te gustó lo que leíste dale un like y compártelo.

101 visualizaciones2 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo