Los días alrededor de la audición. ¿Qué hacer?

Actualizado: 30 ago

Dos recordatorios: Usaré las palabras oboe, oboes u oboístas. Pero todo esto aplica para todos los instrumentos. Lo que he escrito es una visión muy personal para preparar audiciones, puede que no te sirva nada o te sirvan algunas cosas, pero para eso son estos textos, toma lo que puedas, lo que necesites, lo que te guste y desecha lo demás.


La audición.

Es el día de la audición por la que llevas meses, años preparándote y ahora solo queda relajarse y disfrutar. Ya te volviste un experto. Ya te has estresado por las cañas una cantidad incontable de veces. Te rendiste y te volviste a levantar más veces de las que querías. Ya lo tocaste mil veces, ya es tuyo. Sabes que no te vas a cansar, ya entrenaste para esa carrera de resistencia. Hoy solo come bien y toma agua. Disfruta. Ya hiciste todo lo que pudiste, no te pongas a estudiar en la sala de calentamiento. Solo calienta y disfruta. Desconéctate, no necesitas fraternizar con tu competencia, está bien decir no. Para eso sirve el bar después de la audición. Gana.


Ya eres el experto, le has agregado esa firma única que te hará sobresalir frente a todos los demás, pero empieza un nuevo sentimiento. ¿Duda? ¿Miedo? ¿Nervios? Cada día se acerca más esa audición y tal vez te empiezan a atacar los nervios, tu estómago se siente incómodo, no puedes dormir y tus manos sudan. Como dice Marshall Bruce Mathers III:


His palms are sweaty, knees weak, arms are heavy.

There's vomit on his sweater already, mom's spaghetti.

He's nervous, but on the surface he looks calm and ready.


El señor Marshall claramente está al frente de una audición.


Los nervios hacen cosas muy raras e incómodas. Es importante agarrarte de una rutina que haga del día de la audición algo más común. Durante una o dos semanas antes de la audición levántate de la cama a la misma hora, haz algo de ejercicio, desayuna bien, estírate y toca la audición de pies a cabeza. Deja tu instrumento y detente 5 min, respira tranquilamente. Después saca tu libreta y anota todo lo que recuerdas de esa audición de prueba que acabas de hacer. Desayuna, come y cena lo mismo. Repite la rutina más cómoda y balanceada todos los días, esto te va crear el mismo sentimiento de control sobre todo lo que te rodea y evitarás tener sorpresas gastrointestinales el día de la audición.


Charles Duhigg habla en su libro sobre la rutina diaria que Michael Phelps, el máximo nadador en la historia, usó durante sus competencias en Beijing. Todos los días desayunaba los mismo, hacía los mismos calentamientos y estiramientos. Luego se metía a la alberca a entrenar y después se iba a un banco se ponía sus audífonos con la música de su elección y todo parece muy sencillo pero a Phelps le daba una sensación de control. Haciendo esta rutina diaria podía sacar todas las distracciones que sucedían a su alrededor y enfocarse en ejecutar su mejor carrera.

Phelps describe cómo fue salir para la final de 400m:


“Después de que salimos detrás de los bloques, hice lo que siempre hago allí. Estiré mis piernas sobre los bloques, dos estiramientos diferentes, uno con la pierna estirada, el otro con la rodilla doblada, la pierna izquierda primero. Saqué el auricular derecho. Una vez que dijeron mi nombre, me saqué el auricular izquierdo, la parka. Es mi rutina pararme en el lado izquierdo del bloque y entrar desde ese lado”.


Si eres una persona que se distrae fácilmente (como yo) tal vez te pueda caer bien hacer una rutina antes de tu audición para poder controlar la mayor cantidad posible de lo que te rodea.


Ya pasó la audición. ¿Qué sigue?


¿Recuerdas en otro texto cuando dije que las audiciones son como las olimpiadas pero sin el segundo lugar?. Pues después de la audición todo es muy dual.

  • Ganaste.

  • Perdiste.

Perder es malo?

No. Lo único malo de perder es cuando se convierte en una constante. Si estás perdiendo constantemente, dos, tres, diez veces, claramente algo estás haciendo mal. No deberías llegar a una décima. Como mi profesor me decía: - un error está bien, todos tropezamos. Dos errores son una lección. Tres errores ya es una estupidez. - suena fuerte pero es la verdad. Si llegaste al tercero no estás analizando por qué perdiste y si no lo analizas no lo corriges. Para eso es el AAR.



¿Qué es el AAR?

El AAR (After-Action Review por sus siglas en inglés) es un proceso de revisión estructurada por las personas involucradas en un proyecto o evento para analizar qué pasó, por qué pasó y cómo se puede mejorar. El AAR fue desarrollado originalmente por el ejército de los EU. Después de cada misión o entrenamiento táctico, el líder de la compañía hace un AAR para regresar al momento del evento, ver sus debilidades y fortalezas y así mejorar en el siguiente evento. En Reino Unido se usa en el sistema de salud para siempre estar actualizando procedimientos y evitar errores en pacientes.


EL AAR después de la audición.

No tiene caso deprimirte por perder una audición, créeme no sirve de nada. Mejor saca tu pluma y libreta y ponte a escribir todo lo que hiciste, es la hora de escribir esas reseñas objetivas y ponerte el número de estrellas que te mereces. Sácalo de tu memoria. Si aún no te daban los resultados y ya estabas escribiendo, mejor, así estará mas fresco. Repasa cada cosa que hiciste, te aseguro que te vas a dejar de golpear la cabeza y dirás, lo merecía. Si has seguido estos textos, has estado haciendo AAR casi todos los días de estudio, ya sabes como hacerlos.

Después de tener ese AAR ponte a trabajar. ¿No hay otra audición próximamente? No importa, recuerda el tema de la anticipación en el estudio, siempre te estás preparando para una audición. Revisa lo que hiciste mal. Ya tenías todo, lo tocaste mil veces y en la audición te equivocaste, analiza por qué sucedió eso. ¿Concentración? ¿Temperatura? ¿Cañas?. Haz una autopsia de tu audición. Y sigue con la siguiente audición, con todo el trabajo que hiciste antes, todas tus grabaciones y los AARs, todo será más fácil porque ya vas muy adelante en la carrera.


No se trata de la meta, todo es acerca del camino.



Yo soy de esas personas que no pueden sentarse a estudiar lo mismo durante 5, 7, 9 horas. Mi concentración funciona en bloques de 30 a 45 min. aproximadamente. Básicamente no puedo sentarme mucho tiempo a hacer lo de la foto de arriba. Esta serie de textos que he estado subiendo es una manera muy personal de tratar con una audición, es lo que a mi me funciona, y no solo en audiciones, pero en conciertos o recitales también. Es un método que a mi me ayuda a no tener manos temblorosas o sudadas por nervios y poco a poco lo voy haciendo más fácil porque lo he convertido en una rutina.


Espero que te sirva de algo o si no, que al menos te haya gustado. Como siempre, si tienes alguna duda comenta abajo o escríbeme aquí. No olvides compartir y suscribirte a mi lista de correos donde podrás recibir información de clases, cursos y más textos que suba.


Buena caña.