Críticas como herramienta de estudio.

Actualizado: 29 ago


Dos recordatorios: Usaré las palabras oboe, oboes u oboístas. Pero todo esto aplica para todos los instrumentos. Lo que he escrito es una visión muy personal para preparar audiciones, puede que no te sirva nada o te sirvan algunas cosas, pero para eso son estos textos, toma lo que puedas, lo que necesites, lo que te guste y desecha lo demás.


Criticar. Analizar pormenorizadamente algo y valorarlo según los criterios propios de la materia de que se trate.



gif

Hace unos días estábamos viendo reseñas en google de algunos lugares y noté que la mayoría de las malas reseñas o de “una estrella” eran causados por una sola mala experiencia. Todos tenemos derecho a hacer buenas o malas reseñas siempre y cuando seamos objetivos y no actuemos por enojo. Para mí sorpresa, también las respuestas del lugar eran totalmente negativas, sin dar espacio a una reflexión del por qué les habían hecho tan mala reseña. Una de las cosas más maravillosas del internet, es la libertad de expresión que representa, el problema es que la mayoría de las veces, al publicar algo no somos objetivos, usamos el enojo.


Recibir críticas es una de las cosas más difíciles que podemos escuchar los humanos porque, siempre tenemos la razón. Todos tenemos la razón o al menos creemos tener la razón y percibimos la crítica como un ataque. Pero recibir críticas es básico para el crecimiento de un músico, como en cualquier otra carrera realmente. Una de las mejores críticas es la autocrítica, también es la más difícil. Tienes que ser objetivo, y ser objetivo también es muy difícil. Usé mucho la palabra “difícil”, woops ahí va de nuevo, difícil.


Críticas para el estudio.

Hablemos primero de las críticas. Un elemento básico de preparación para una audición es que alguien te escuche. No tus padres, no tus abuelos, ellos te escucharán en tus recitales o conciertos. Es importante buscar otro músico que se siente a prestarte toda su atención, de preferencia un músico que toque otro instrumento. ¿Por qué otro instrumento?, otro instrumentista no se va guardar críticas por cosas que a los oboístas nos complica la vida. No te dirá: “eso estuvo mal pero lo entiendo porque es pianissimo”. A un clarinetista no le va importar si es piano o no, ellos son los maestros tocando piano. A un violinista no le va importar si no te alcanza la respiración. Escoge un buen músico de diferente instrumento. Toca para varios, invita a algunos a cenar o tomar unos tragos a tu casa y cuando caigan en la trampa, !pum! los pones a escuchar. No toques para tus padres, es muy probable que a ellos les guste todo. Si aún eres estudiante pídele a un profesor de otro instrumento, cuerda, piano, vientos, ¡voz!. Te vas a sorprender lo que puedes averiguar con la retroalimentación sobre tu ejecución. Y muy importante, no lo hagas una vez, no lo hagas 5 veces, hazlo muchas veces. Haz una hábito sobre eso. Además, en la audición te van a escuchar oboístas, pero es muy común que la mayoría del jurado sea de otro instrumento, a veces toda la orquesta y una vez más, a ellos no les va importar los problemas que tengas con el instrumento.


Cuando buscas alguien que te escuche tienes que escoger a un buen músico, no nomás un amigo. Se claro y honesto con esta parte. Si se puede busca a alguien más avanzado que tú, con más experiencia y aliméntate de lo que alguien mejor que tu te puede enseñar. Cuando estuve estudiando en Amsterdam tuve la fortuna de conocer a una muy buena amiga que además era un excelente músico. Ella no es oboísta, es clarinetista y eso ayudó aún más. Nos propusimos escuchar nuestro repertorio de audiciones seguido y decirnos todas las verdades. Teníamos plena confianza y con esa plena confianza la mayor parte del tiempo destruía mi audición. Eso me ayudó a desarrollar más confianza y eliminar poco a poco los nervios más comunes que surgen al tocar para alguien. A ella no le importaba si el solo de Don Juan era difícil de tocar porque empieza piano en un registro grave. De hecho un día me dijo, mira es muy sencillo, y lo tocó en el clarinete, como si nada, por primera vez y le salió mil veces mejor que a mí con muchos meses de estudio. Con este ejemplo específicamente, ella me enseñó a percibir y entender los pianos de una manera muy diferente a lo que un oboísta está acostumbrado y pensarlo más como clarinetista y perderle el miedo. Recuerda, en el jurado tendrás otros músicos y a esos músicos no les importan las dificultades específicas de tu instrumento. Por eso insisto que busques otro instrumentista y no te quedes solo con los de tu instrumento.



gif

En esta etapa anota todo lo que te digan para que tengas un punto de inicio en tu estudio del siguiente día. Muchas veces olvidamos poner un punto de inicio a nuestro estudio y perdemos tiempo repitiendo todo, esta práctica ayuda mucho a economizar tus recursos, tu energía. También te ayuda a saber cuando dejar descansar algún solo que ya te sale mejor para concéntrate en otro que necesita más trabajo. Anota todo lo que te digan para concentrarte en esos errores en tu siguiente sesión de práctica.




La autocrítica para el estudio.

Las grabaciones son una gran herramienta para autocriticarse. Yo odio con todo mi corazón grabarme y escucharme, pero es otra herramienta más que te puede ayudar. Es básico que uno aprenda a darse cuenta, entienda y analice todo lo que haces mal y por supuesto, todo lo que haces bien, esto también se tiene que convertir en un hábito. Todos cargamos con una grabadora todo el tiempo: un celular, pero si puedes invertir un poco más de dinero en una grabadora dedicada, obviamente escucharás con más detalle tu sonido. Yo soy fan de la Zoom H4n que tengo desde hace más de 10 años y sigue funcionando como el día uno, pero hay muchas más. Los tracks que tengo con mis compañeros de Intercontinental Ensemble fueron hechas con esa grabadora.


Cada vez que escuches una grabación de tu estudio, anota todo en una libreta, puedes llevar un diario por ponerle un nombre. En tu diario, en la hoja de la izquierda anotas todo lo que escuches mientras tocas, terminas tu solo y anotas lo que recuerdes. Después escuchas tu grabación y del lado derecho escribes todo. Es un poco tedioso pero eventualmente será más rápido y fácil. La idea de esta práctica es que poco a poco lo que escribas en la izquierda sea congruente con lo que escribes en la derecha hasta que aprendas a escucharte, como suenas en tu cabeza y como suenas afuera. El jurado va escuchar lo que tu escuchas en la grabación, no lo que percibes cuando tocas.



¿Por que suena tan diferente lo que escuchas cuando tocas y lo que suena en la grabación?

Alguna vez te haz grabado o escuchado una grabación de algún concierto o recital y piensas, un momento, así no es como lo recuerdo. ¿Alguna vez haz escuchado una grabación de tu voz y la odias totalmente?

La molestia que nos causa escuchar nuestras voces en una grabación se debe a una mezcla entre fisiología y psicología. Para empezar, el sonido de una grabación es transmitido de una manera diferente a tu cerebro que el sonido que se genera cuando hablas.


Razón fisiológica.

Cuando escuchas una grabación el sonido viaja a través del aire hacia tus oídos. La energía del sonido vibra en el martillo del oído medio y los huesos alrededor. Después estos huesos transmiten las vibraciones del sonido a la cóclea en el oído interno que estimula los nervios auditivos que envían las señales a tu cerebro.

Por otro lado cuando hablas, el sonido de tu voz alcanza el oído interno de una manera diferente. Aunque algo del sonido es transmitido a través del aire, la mayoría del sonido es conducido directamente a través de los huesos de tu cabeza.


Cuando escuchas tu propia voz (en una grabación) es una mezcla de transmisiones externas e internas y la conducción interna de los huesos amplifica las frecuencias graves. Es por esto que generalmente percibimos una voz más profunda cuando hablamos, en comparación la voz grabada puede sonar más delgada y aguda.


Razón psicológica.

Otra razón por la cual escuchar una grabación de nuestra voz puede ser tan extraño y a veces molesto es porque realmente es una nueva voz, una que expone una diferencia entre lo que percibimos y la realidad. Porque tu voz es única y un importante componente de tu propia identidad, estas diferencias pueden romperte la cabeza, porque de repente te das cuenta que la gente te ha estado escuchando de una manera diferente todo este tiempo.

*todo lo anterior fue verificado con un otorrinolaringólogo.


Cuando escuchamos nuestras grabaciones en la música sucede un efecto similar. Puede variar la diferencia entre grabación y lo que nosotros percibimos dependiendo de la intensidad con la que el instrumento vibra en nuestro cuerpo, pero al final todos (los instrumentos) vibran en nosotros y eso influye mucho en cómo percibimos el sonido desde nuestro cuerpo. Desde los cantantes que es el ejemplo de arriba hasta las percusiones o pianos donde el cuerpo está más separado de los instrumentos. Como sea, la percepción será diferente. Además, como dije antes, el jurado de la orquesta estará escuchando algo más cercano a la grabación que hiciste que lo que tu percibes en tu estudio.


La crítica y la autocrítica son dos herramientas básicas y claves para preparar una audición. Pero además puede ser que tengas un examen pronto, un recital u otro tipo de audiciones para entrar a una escuela o programa de verano y también deberías usar estas prácticas. Es difícil y es algo que a todos nos cuesta familiarizarnos, pero poco a poco le vas perdiendo el odio y el miedo y como dije antes también te ayuda a construir más seguridad y actitud al tocar para alguien. La actitud es super importante.


Actitud.

Una vez escuché un podcast donde el anfitrión le estaba ayudando a una persona super introvertida a realizar una venta por teléfono. Hicieron un juego de roles cliente-proveedor y le pidió que contestara el teléfono como siempre lo hace, después repitieron el ejercicio pero le pidió que contestara el teléfono sonriendo. ¿Qué sentido tiene sonreír a través del teléfono si nadie te puede ver?. Su voz después de sonreír cambió, automáticamente fue más amistosa y cercana con el cliente. Es una cuestión de actitud, y en tu instrumento es igual. ¿Qué sentido tiene moverse y sonreír en una grabación o audición si nadie te está viendo?. Inténtalo, escucharás la diferencia.


Todo lo que he escrito arriba se logra con paciencia, práctica y hábitos. También, que te escuchen o te grabes ayuda a construir y desarrollar estas fortalezas. Espero que este texto te haya gustado. Me gustaría saber si te has grabado antes y cuales son tus comentarios sobre eso, escribelo abajo. Si tienes alguna duda no dudes en contactarme, siempre los estoy leyendo